Saltar al contenido

Señales de alarma en el desarrollo infantil

Bebé bajo una manta mirando fijamente al fotógrafo

El desarrollo infantil es un proceso a través del cual se suceden cambios físicos, psicológicos, sociales y emocionales muy importantes para la salud y el bienestar del niño o niña. Para poder hacer un seguimiento de dicho desarrollo existen los llamados “indicadores del desarrollo”, un conjunto de habilidades  que se espera estén presentes a determinadas edades. La presencia de estos indicadores nos indica que la evolución del niño o niña está siendo positiva, mientras que su ausencia o bien su presencia de forma atípica exige que padres y profesionales prestemos atención al crecimiento del niño o niña y actuemos de forma temprana para intentar compensar las dificultades.

Los padres y las madres son las personas que mejor conocen a sus hijos, les acompañan en las distintas fases de su desarrollo y poseen la información más útil y directa sobre las características del mismo. Por eso es importante conocer cuáles son las “señales de alarma” a las que hay que atender y sobre las que es importante informar a su pediatra de referencia. 

Siempre hemos de tener en cuenta que cada persona es única y cada niño puede tener su propio ritmo evolutivo. Es por ello que ser conocedores de las señales que deben alarmarnos es una herramienta de prevención, no determina la existencia de un problema o de una patología. Lo más recomendable siempre es acudir a profesionales que puedan orientarnos.

Algunos de los aspectos del desarrollo a los que debemos atender son los siguientes:

  • A los 6 meses, la mayoría de lo niños…
    • responden cuando se les llama por el nombre
    • reaccionan ante las emociones de otras personas y por lo general parecen felices
    • imitan sonidos
    • disfrutan jugando con otras personas, especialmente sus padres
  • A los 12 meses, la mayoría de los niños…
    • usan gestos simples, como mover la cabeza de lado a lado para decir “no” o despedirse con la mano
    • dicen “mamá” y “papá” y exclamaciones como “¡oh-oh!”
    • imitan gestos
    • responden a pedidos sencillos
  • A los 18 meses, la mayoría de los niños…
    • juegan a imitar cosas sencillas, como alimentar a una muñeca
    • señalan para mostrar algo que les llama la atención
    • expresan una gran variedad de emociones, como felicidad, tristeza o enojo
    • pueden decir varias palabras sueltas
  • A los 24 meses, la mayoría de los niños…
    • dicen frases de 2 a 4 palabras
    • siguen instrucciones sencillas
    • se entusiasman cuando están con otros niños
    • señalan objetos o imágenes cuando se los nombra
  • A los 3 años, la mayoría de los niños…
    • demuestran afecto espontáneo por sus amigos
    • pueden conversar usando 2 o 3 frases
    • imitan a adultos y compañeros
    • juegan imaginativamente con muñecas, animales y personas
  • A los 4 años, la mayoría de los niños…
    • pueden contar cuentos
    • prefieren jugar con otros niños que jugar solos
    • juegan con los demás de manera cooperativa

(Fuente: www.cdc.gov/pronto)

El CDC (Centro para el control y la prevención de enfermedades) ofrece un conjunto de herramientas muy útiles para llevar un control del desarrollo infantil:

Esperamos que esta información os haya resultado útil. Si tu hijo/a muestra señales de alarma, acude a tu pediatra.

Comparte: