Saltar al contenido

Terapia ocupacional y prevención de caídas

Prevención de caídas

Hoy queremos hablaros de la importancia de la prevención de las caídas en las personas mayores y de cómo se enfoca desde la terapia ocupacional. Según las estadísticas, en España 3 de cada 10 personas por encima de los 85 años ha tenido alguna caída y de ellos, el 50% presenta caídas de repetición.

Las caídas son una causa importante de discapacidad en las personas mayores y, a su vez, una de las consecuencias adversas de la fragilidad. Suponen un problema sanitario y social de primera magnitud en nuestra sociedad con una elevada morbilidad, sobre todo en los ancianos.  Aumentan la dependencia, incrementan la utilización de recursos sociosanitarios, la estancia hospitalaria y la mortalidad. En la mayoría de los casos, estas caídas son la causa principal de las fracturas de cadera. Igualmente, provocan en quienes las sufren consecuencias psíquicas (miedo a caerse de nuevo, ansiedad, pérdida de confianza en sí mismo) y sociales (aislamiento o restricción de sus actividades).

Otros datos indican que aproximadamente un 30% de las personas mayores de 65 años sufren caídas cada año, siendo este número mayor si la persona está institucionalizada. La tasa de mortalidad al año entre los ancianos que han sufrido una fractura de cadera es un 10-20% más alta que entre aquellos de igual sexo que no la han sufrido. Por lo tanto, al evitar una caída estamos evitando sus consecuencias, tanto si la persona está hospitalizada como si se encuentra en su domicilio.

Hay diversos factores de riesgo entre los que están ser mayor de 80 años, haber sufrido una caída previa, la incontinencia, la movilidad limitada, el déficit visual, el consumo de ciertos fármacos (benzodiacepinas), estar polimedicado, hogares sin adaptar…

A la hora de diseñar programas de prevención, numerosas evidencias indican que éstos deberían incluir:

  • Una valoración sistemática del riesgo
  • Modificación del entorno y aplicación de medidas de seguridad
  • Educación sanitaria a pacientes y familiares
  • Formación específica a los profesionales

La contribución de la terapia ocupacional en este tema es fundamental en el factor de «modificación del entorno» y de «educación sanitaria», tanto a nivel preventivo como de minimización de las consecuencias. Se valora el riesgo de caídas de cada persona, los factores influyentes y causales y cómo actuar para minimizarlos. Mecanismos como luces de presencia, asideros, sensores de movimiento, redistribución del mobiliario, etc. pueden ayudarnos a evitar que sucedan. Cada caso particular es diferente por lo que es necesario analizar muchos datos y factores para poder dar soluciones individualizadas.

Es importante también que los cuidadores tengan los conocimientos necesarios sobre cómo hacer transferencias correctamente (levantarnos de la cama o a pasarnos de un sitio a otro) sin que exista peligro ni para ellos ni para la persona a su cargo. Existen diferentes técnicas o productos de apoyo que pueden hacer que nuestro día a día sea más fácil y más seguro.

Desde Entropía, nuestra terapeuta ocupacional puede hacer un estudio de vuestra situación y de las necesidades de la persona, ofreciendo la intervención más adecuada en cada caso.

Comparte: